Es recomendable alinear los autos y camionetas dos veces al año, aunque esto no es una ciencia exacta ya que cada vehículo es diferente. Por lo que siempre sugerimos, primero que nada, consultar en tu manual de propietario, donde te dice según tu vehículo el tiempo estimado para hacerlo.

De la misma manera, se recomienda alinear ambos ejes del auto, o lo que es lo mismo, la parte delantera y la trasera. ¿Por qué los dos y no solo uno? Si uno de los neumáticos está un poco abierto, cerrado o con una diferente inclinación, además de generar un mayor desgaste sobre las demás cubiertas, ocasiona que el vehículo se comporte errático, es decir, que no sea tan preciso en sus movimientos, trayendo como consecuencia posibles accidentes.

Es importante tener al día tu vehículo y realizarle estas alineaciones, tanto por seguridad como por durabilidad. ¡Que no se te olvide! De esta forma tu vehículo siempre será más seguro y el desgaste más parejo en tus neumáticos.

Ahora bien, en cuanto al balanceo, es muy fácil darse cuenta cuando el auto está mal balanceado. Al llegar a ciertas velocidades sentirás en el volante la vibración del vehículo. Esto significa que el neumático tiene un “abultamiento” o que las cubiertas están des-balanceadas.

Lo recomendable es verificar cuál de las dos causas es. Si es un abultamiento, cambiá el neumático. Es importante saber que las cubiertas se cambian por par: Si el neumático trasero izquierdo teiene este problema, tendrás que cambiar de igual manera el derecho.

Si está des-balanceado, vas a tener que balancearlo. Así, vas a evitar un desgaste irregular del neumático, además de no sentir esa molestia de las vibraciones en el volante. Otro beneficio del balanceo, es que se economiza un poco el consumo de combustible, ya que el neumático se asienta perfectamente en el piso y no va “bailando”.

¿Tenés alguna consulta particular o te interesa saber más de neumáticos? No dudes en mirar nuestro blog o consultarnos por el medio que te resulte más fácil. 😉

¡Nos vemos en el próximo post!